Esta vez, alejada de los contenidos penitenciarios y limitada a lo que, gracias a la primera poeta lírica, venimos llamando lesbianismo. Plan V. Ea.