No estoy de acuerdo

junio 6, 2010

Mi nuevo politono.

Anuncios

Sorry, we are closed

febrero 22, 2010

Ciao

Qué razón tenían nuestros padres en la adolescencia.

He pagado 19,35 € de móvil en mi primera factura.

Les recomiendo enCAROcidamente el cambio.

Dirty Martini

febrero 6, 2010

Dirty Martini

Dirty Martini quería ser bailarina de ballet clásico, pero -y en este caso, es toda una adversativa- según parece nunca pudo estar más delgada que Marilyn en vida. Impedida por sus condiciones físicas, abandonó esta carrera y no volvió a pisar el escenario hasta que descubrió el burlesque, género en el que encajaría como si se tratara de un guante de látex.

Ahí queda una pequeña gran muestra de esta mujer. Se recomienda que vean el vídeo completo. Merece la pena.

Sergi Puyol. Una caja, una silla. Apa-apa còmics.
Cumpleaños.

Más.

Sit caelum tibi levis

enero 20, 2010

Creí conocer a Lhasa en un concierto hace 4 años. Me resulta anormalmente sencillo ubicarlo en el tiempo, pues me acompañaba mi hermana en su primer embarazo, y por más que la audiencia de aquella sala fumara como en presidio, no fui capaz de encender un cigarro a su lado.

Lhasa nos habló mucho, casi riente. Explicaba, con la voz inocente que usaba al hablar en español, su infancia en un autobús escolar convertido en caravana, recorriendo el mundo. Y, sobre todo, los pensamientos de su padre. Decía que los niños salían del cálido microcosmos del útero, donde habían ido creciendo hasta hacer de él un universo ciertamente pequeño, atraídos por señales, los extraños sonidos llegados del exterior. Que la llegada a éste, lejos de grata, era más bien traumática – sit terra tibi levis-, pero que poco a poco nos íbamos haciendo a él, hasta sentirnos de nuevo cómodos, quién sabe si tanto como antes. Y que tal vez fuera un proceso similar el que nos invitaba a abandonar la tierra. Que, poco a poco, íbamos recibiendo algo que provenía del exterior y, aunque asustados, acabábamos dirigiéndonos hacia ese algo desconocido, como lo fuera un día la tierra.

Ideas así de delicadas desarrollaba Lhasa al micrófono entre canción y canción, hace 4 años. Ahora, no sé. El 1 de enero pasó al lado oculto, espero que sin demasiado miedo. Sit caelum tibi levis.

Get a fucking job

enero 12, 2010

Get a fucking job!! – me berreó aquel hombre trajeado sin parar su marcha, cuando me acerqué a él. De todos modos, sólo yo podía elegir al personaje que tenía la cara más roja y la yugular más hinchada de toda la estación, para pedirle indicaciones. – Get a fucking job!!! – se volvió todavía a gritarme, cuando ya hacía quince metros que me había rebasado.

Me quedé clavada en el mismo lugar, ruborizada y seca, mirándome a los pies.

Precisamente, en aquel momento trataba de llegar a una entrevista de trabajo, y no tenía claro cuál era la salida de metro que me convenía.

-Se puede saber la clase de persona ante la que estás con tan sólo mirarle los zapatos.

-Ah, sí, sí, yo también me fijo mucho en los zapatos.

No sé ni cuántas veces había oído amasar ideas semejantes. Puede que a mi tía, la frivolona que se pasaba el día de compras, cuya segunda pregunta al conocer a alguien -siempre que le gustaba su peinado- era quién era su peluquero. Seguramente, también la oiría en montones de películas. Los zapatos tenían que ser discretos. De calidad. Y, ante todo, en cualquier circunstancia, ir limpios. Cabizbaja en el andén, miré mis zapatillas y tomé consciencia de haber cometido un error sin igual al calzármelas. Maldita tela desteñida. Malditas mi coquetería, la moda y la nostalgia, que me hicieron coger del armario de mi hermana las All Star que ella dejó de usar hacía la friolera de 16 años, después de agujerearlas.
Eligiera la salida que eligiera, y por más puntual que llegara, había dejado a las posibilidades de conseguir aquel puesto a la altura de mis propias suelas.

Esta vez, alejada de los contenidos penitenciarios y limitada a lo que, gracias a la primera poeta lírica, venimos llamando lesbianismo. Plan V. Ea.

BSO Capadocia

enero 8, 2010

Mientras mi mujer ve Capadosia, yo la miro de reojo y me entretengo en investigar su BSO. Esto rapero y esto no.

Feliz año. O algo.

enero 5, 2010

No puede ser.
Hace apenas nada salía de trabajar y me vestía a todo correr con el traje regional, que a todas nos hace tan bellas, y pasaba día y noche bebiendo sidra brindando porque la comarca entera se reunía en la capital para pagar sus rentas y de paso llevar y adquirir productos que no están disponibles en la provincia, ver a la cerda más grande del mundo… ¿o acaso lo único que se hace ya es pasar día y noche bebiendo sidra? No recuerdo bien, pero aunque parezca ayer, sucedió, como cada año, el 21 de diciembre.

Y en un suspiro, una se ve de nuevo en Nochebuena. Gracias a un buen paseo en Navidad, con la perra, se puede ingerir la comida de dicho día. Por cierto, si algo han tenido estas fiestas de fuera de lo común, es que he adelgazado.

Es de mencionar que me puse a pintar apenas pasado Santo Tomás. Las tremendas agujetas siguientes al primer día de pintura confirmaron mi mala forma física. Sin embargo, comprobé, por enésima vez, cuánto me gusta pintar. Con brocha gorda, que quede claro. Y a veces, con Capadocia o música de fondo.
Y poco después estaba en Bilbao, visitando la exposición de Frank Lloyd Wright en el Guggenheim con la mejor de las cicerones.
Luego ejercí de Biolontzero. Aprovechar el mercadillo del muestrario en casa de A. fue una gran idea. Hubo que esforzarse para encontrar cosas adecuadas, pero mereció la pena. Lo que más me gusta de regalar es hacer los paquetes. Flores y hojas secas. Papel cebolla. Pegatinas. Cuánto juego para los sobrinos.
Y luego J., a quien hacía eones que no veía. Y el hijo de I. y C., I.ito (es que lo han llamado como el padre). Y A. y V.M. Y la O. Y la familia que vive en Huelva. Y dar los regalos, y dárselos a mis sobrinos, y recibirlos. Ir a mirar colores. El aguaplast y su fabulosa textura. Y estos encargos que tenía que hacer, ir al banco, conducir, hablar con R sobre las clases de latín…
Pero no… No podemos ir a ese festival porque pasado mañana, sí, ya, pasado mañana. Dios mío. No es posible. NO ES POSIBLE. ¿Ya? ¿Ya está tan cerca? Si apenas era ayer cuando… no, no, no… ¡No quiero trabajar!