Feliz año. O algo.

enero 5, 2010

No puede ser.
Hace apenas nada salía de trabajar y me vestía a todo correr con el traje regional, que a todas nos hace tan bellas, y pasaba día y noche bebiendo sidra brindando porque la comarca entera se reunía en la capital para pagar sus rentas y de paso llevar y adquirir productos que no están disponibles en la provincia, ver a la cerda más grande del mundo… ¿o acaso lo único que se hace ya es pasar día y noche bebiendo sidra? No recuerdo bien, pero aunque parezca ayer, sucedió, como cada año, el 21 de diciembre.

Y en un suspiro, una se ve de nuevo en Nochebuena. Gracias a un buen paseo en Navidad, con la perra, se puede ingerir la comida de dicho día. Por cierto, si algo han tenido estas fiestas de fuera de lo común, es que he adelgazado.

Es de mencionar que me puse a pintar apenas pasado Santo Tomás. Las tremendas agujetas siguientes al primer día de pintura confirmaron mi mala forma física. Sin embargo, comprobé, por enésima vez, cuánto me gusta pintar. Con brocha gorda, que quede claro. Y a veces, con Capadocia o música de fondo.
Y poco después estaba en Bilbao, visitando la exposición de Frank Lloyd Wright en el Guggenheim con la mejor de las cicerones.
Luego ejercí de Biolontzero. Aprovechar el mercadillo del muestrario en casa de A. fue una gran idea. Hubo que esforzarse para encontrar cosas adecuadas, pero mereció la pena. Lo que más me gusta de regalar es hacer los paquetes. Flores y hojas secas. Papel cebolla. Pegatinas. Cuánto juego para los sobrinos.
Y luego J., a quien hacía eones que no veía. Y el hijo de I. y C., I.ito (es que lo han llamado como el padre). Y A. y V.M. Y la O. Y la familia que vive en Huelva. Y dar los regalos, y dárselos a mis sobrinos, y recibirlos. Ir a mirar colores. El aguaplast y su fabulosa textura. Y estos encargos que tenía que hacer, ir al banco, conducir, hablar con R sobre las clases de latín…
Pero no… No podemos ir a ese festival porque pasado mañana, sí, ya, pasado mañana. Dios mío. No es posible. NO ES POSIBLE. ¿Ya? ¿Ya está tan cerca? Si apenas era ayer cuando… no, no, no… ¡No quiero trabajar!

Anuncios

7 comentarios to “Feliz año. O algo.”

  1. barroterapia Says:

    Ánimo, prenda. Al cabo de un par de días ya se vuelve a sentir uno en el curro como si tal cosa, y está planeando las próximas vacaciones. Las tuyas han molado, perraca 🙂

    Muacka.

  2. una que no sabe irse cuando debe Says:

    Ánimo guey, al cabo de un par de días ya te encuentras en la rueda maldita de voy a planificar mis próximas vacaciones de burguesa acomplejada. Es lo que yo hago.

  3. angostura Says:

    Hola, O. Qué gusto verte. ¡Sí que han molado! Hoy, además, he tenido día libre, por accidente (sin traumatismos).

    Por otro lado, me pregunto, ¿cómo iba a estar alguien acomplejado por ser burgués?

    Eso sí, lamento decepcionaros, pero nunca planeo mis vacaciones…

    Besitos.

  4. D.O. (la que faltaba) Says:

    A mí me gusta mucho el caviar, el champán francés y las cremas. Como a K.M.

  5. angostura Says:

    ¿A K.M.? ¿Koldo Mitxelena? 😀

  6. Klaudina Says:

    Karmele Marchante. Pero Koldo era un adelantao a su tiempo, así que seguro que también.

  7. Anónimo Says:

    Sólo una palabra tuya bastará para que me vaya. La Biblia, pasaje desconocido para las que no la hemos leído ni la leeremos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: