¿Sabíais ya que Capadocia, además de la región que se corresponde con Anatolia central, es una serie de producción mexicana emitida por HBO Olé, esto es, la HBO latina? ¿Y que está ambientada en una cárcel de mujeres? ¿Sabíais que Capadocia se llama así porque Capadocia es la región en que, según el mito, habitaban las amazonas?

En una ciudad totalmente poblada por mujeres, ora la de las del pecho cercenado, ora la de las rodeadas por alambre de espino, ¿acaecerán historias lésbicas? Se aceptan apuestas.


We love la Bambi.

Anuncios

No dejo de darle vueltas desde hace muchos, muchos meses.
Señal inequívoca de la proximidad del día del Armagedón es ésta, y no otras que otros se empeñan en ver allá donde no las hay. La resumo, que estamos en Navidad: nada menos que Rafael Moneo ha proyectado una iglesia en cuyos bajos está prevista la construcción de un supermercado y un parking.

Si bien la cúbica edificación ya ha abandonado su etapa más amorfa, aún quedan por recogerle los bajos. Y nosotoros, deseosos de verla finalizada, nos preguntamos: ¿atraerá el super a la gente a la misa? ¿Alejará la iglesia a la gente de las compras? ¿Abrirá el súper los domingos, aprovechando que abre la iglesia? ¿Será esta una buena estrategia empresarial, o todo lo contrario, dado el ateísmo procaz que nos aqueja últimamente?

No lo sé. Lo que sí sé es que me viene a la mente el caso del único ser al que conozco que ha sobrevivido a algo tan tremendo: no quiso entrar al funeral de su tía, a la que detestaba vivamente. Se quedó fuera de la iglesia en la que se celebraban los responsos, porque él era muy rojo. Y mientras se jactaba de todo esto, comenzó la tormenta, y le cayó un rayo.

Como os decía: se aproxima.

M. no es alumna mía. Está sola, sentada en una esquina, con las piernas muy apretadas.
-Hola.
-Hola. – tiene los ojos enormes, aunque no tan descomunales como sus incisivos. Es de los niños que aún parecen muy niños. Pero si está aquí, no debe de ser tan pequeña.
-¿No te apetece jugar?
Se encoge de hombros.
-¿No han salido tus amigos?
-Sí, están ahí…-y me señala a un grupo que corretea. Qué pequeños son. Aunque no tan desprotegidos como ella.
-Pero igual no te apetece ir.
-No sé si me apetece ir…
-Bueno, pues nos quedamos aquí charlando. Ya lo sabrás en algún momento.
-¡Eso espero!
Le digo mi nombre. Me llamo como su hermana. Su cara se ilumina. Yo también adoro inmediatamente a quien se llama como alguno de mis hermanos (no voy a decir como cuál).

M. no distingue muy bien las emociones de los que le rodean. Tampoco tiene especial habilidad para expresarlas. No suena a enfermedad, ¿verdad? Pues lo suyo es todo un síndrome.

Es una especie leve de autismo que, tal vez os suene, recibe el nombre de Síndrome de Asperger.

Corría el año 2006. Mientras E.T.A. nos daba un más que merecido descanso y Youtube se instalaba en nuestras vidas, nos abandonaban dos grandes Rocíos (Jurado y Dúrcal), James Brown y Glenn Ford. Por otro lado, Plutón, tras años dándonosla con queso, perdía su calidad de planeta. Y si uno ejercía de usuario del transporte público, en las marquesinas encontraría carteles que hacían referencia al Síndrome de Asperger.
Esto se debía a que, entre muchas otras cosas, 2006 fue declarado el año internacional del Síndrome de Asperger. Este tipo de iniciativas suelen ser tomadas para promocionar a grandes desconocidos, como la esclerósis múltiple. Siempre nos quedará la duda de hasta qué punto está relacionado con la declaración de tal año el éxito que entre 2003 y 2005 obtuviera la novelita El curioso incidente del perro a medianoche de crítica y público.
También nos quedará la duda de hasta qué punto resulta esta popularización o difusión beneficiosa.
Porque no se me va de la cabeza aquella eventualidad a través de la cual nuestro bienamado David Beckam dio a conocer al mundo que estaba aquejado de TOC (transtorno obsesivo compulsivo), a raíz de lo cual medio mundo se apuntó al carro y salió del armario para comunicarnos que ellos eran súper, híper obsesivo-compulsivos, lo mismito que el marido de la ex-Posh Spice, estaban afectados por esta grave enfermedad psiquiátrica.

En fin. Milagritos a Lourdes. Somos y seguiremos siendo idiotas.

No en el sentido que le dio Lars en su película homónima.
Por si alguien está interesado en averiguar cuán aspergerianx es, puede pinchar aquí y fliparla. Mi resultado fue mucho mayor de lo que una media de mujer suele dar. Sí, más autista que un calcetín fino de mujer, increíble pero cierto.